Maestro Mac

Aprendizaje con el maestro McClure

Tocando y contando, con ritmo

El Maestro Mac desarrolla este curso en la idea de llevar a los estudiantes a interiorizar el ritmo y el gesto musical. Este curso busca entregar una base más sólida para los futuros músicos y una interpretación más fundamentada a los interpretes. 

Respirar el cuerpo y el instrumento

El Maestro Mac reconoce la importancia de la respiración no solamente como algo fundamental en la construcción de la frase musical, sino también en la manera cómo los estudiantes se conectan con su instrumento. Un acercamiento más consciente a la manera como respiramos y aplicar este conocimiento al instrumento permite abrir puertas a una nueva relación con nuestro instrumento y una interpretación más relajada y natural. 

La historia de la formación del maestro McClure

Raíces de Barcelona

El maestro Mac McClure se une a la Facultad de Música de la Universidad Nacional de Colombia en el año 2010. La búsqueda de sus raíces pedagógicas nos llevaría atrás a los años que pasó en Barcelona, lugar donde se formó y tuvo la fortuna de conocer a músicos y compositores muy celebrados de la escena de la música contemporánea española. En el año 1984, el maestro McClure llega a Barcelona donde inicia sus estudios de piano con la maestra Carlota Garriga, quien dedicara su vida a la Academia Marshall, y la supervisión ocasional de Mercedes Roldos. Carlota Garriga fue en su momento estudiante de Frank Marshall y luego de su muerte continuó estudios con Alicia de Larrocha. En la misma academia, el maestro Mac también tuvo la oportunidad de trabajar con Narcis Bonet quien enseñó en la Ëcole Normale de Paris. Su maestro de cámara en la academia Marshall fue Xavier Turull, estudiante de Yehudi Menuhin y Ruggero Ricci, y cercanía con Francis Poulenc y Oliver Messeian. Durante su estadía en Barcelona también tuvo la fortuna de conocer y trabajar de cerca con Xavier Montsalvatge y Frederic Mompou y su esposa Carmen, quienes tuvieron una gran influencia en su desarrollo como músico y pianista. 

Maestros y personas fascinantes

Carlota Garriga era una mujer fascinante, maestra, pianista y pintora excepcional y quien tuvo una gran influencia en la vida del maestro Mac. Esta reconocida pianista había pasado años al lado del director ruso Igor Markevich. 

El maestro Mac tuvo la fortuna de poder trabajar en un abanico de variados repertorios con Alicia de Larrocha. Bach, Haydn, Mozart, Chopin, Brahms, así como Granados. Albeniz, Surinach, Montsalvatge, Turina y Falla conforman parte del repertorio compartido con esta reconocida intérprete.

Mercedes Roldos fue una niña prodigio quien tocara para Alfred Cortot y Emilie Sauer, ambos amigos cercanos de Frank Marshall. También bajo su supervisión encontró el Maestro Mac uno de sus instantes de formación.   

Después de estar bajo la dirección de Enrique Granados, el subdirector Frank Marshall llegaría a ser más adelante el director de la Academia Marshall. Fue Alicia de Larrocha precisamente su estudiante más destacada y la persona que heredaría la academia que llevaba su nombre. Es indiscutible la influencia de esta ilustre pianista en la vida artística del Maestro Mac.

Arola Natola GInastera fue la segunda esposa del gran compositor argentino Alberto Ginastera y una extraordinaria chelista. El maestro Mac la  acompañó en dos conciertos y tuvo también la oportunidad de estudiar junto con ella la interpretación de canciones parar voz y piano, así como varias piezas para piano (Sonata Op. 22, Suite de Danzas Criollas) 

Dalton Baldwin es uno de los más grandes vocalistas acompañantes vivos. Su trabajo junto con Gerard Suozay, Ellie Amelling, Jessye Norman, entre muchos otros reconocidos vocalistas, ha dejado sin duda una marca en el campo del acompañamiento vocal. El maestro Mac trabajó durante cinco años con Baldwin de manera intermitente. Los trabajos completos de Faure y Duparc, así como la mitad de la producción vocal de Debussy y Poulenc fueron una muestra de su trabajo conjunto de la mano de cantantes extraordinarias como Marisa Martins, Norah Amsellem y Rosa Mateu.